• ESCRÍBENOS: contacto@famecom.org | TELÉFONO: +52 (722) 223 4867

Embarazo Adolescente en el Estado de México Parte II

Mientras se notifican una serie de actividades desplegadas por el Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (GEPEA) en el Estado de México, las cifras del embarazo en mujeres de 10 a 19 años de edad, sigue su marcha. Como se puede ver en el siguiente gráfico, en nuestra entidad, durante el antepasado año 2017 (porque no hay cifras confiables para el año pasado, 2018) de las más de 50 mil adolescentes que tuvieron al menos un (a) hija(o), la gran mayoría comenzaron a ser madres adolescentes a partir de los 15 años de edad.

Si esto fuese una tendencia nacional, como realmente que así parece, lo que tienen que hacer todas las entidades de este país es poner en marcha acciones como las siguientes:

I) Capacitar y actualizar a docentes de primaria, secundaria y nivel medio superior para que pongan en marcha proyectos de acción, encaminados a prevenir, controlar y erradicar el embarazo adolescente.

Si no son capaces de medir cómo está la situación real o inicial de los y las adolescentes sexualmente activos(as) que, además, ya están embarazados, no podrán establecer una línea básica para medir su impacto.

Por ello, seguirán impartiendo pláticas, pláticas y, más pláticas ad infinitum, sin que ello tenga impacto positivo en la reducción del embarazo adolescente.

II) Fortalecer las habilidades sociales, educativas, culturales y comunicativas de las madres y de los padres adolescentes. Han tenido un primer o segundo hijo, por ende, necesitamos qué va a ocurrir con ellas y ellos.

III) Ninguna madre adolescente volverá a embarazarse de manera no intencional. Todas las madres y mujeres adolescentes tendrán acceso a servicios de médicos, confiables, dignos, con apego a Derechos Humanos, libres de discriminación, a efecto de mantener su salud sexual y reproductiva.

IV) Incentivar el empoderamiento de las adolescentes, así como de las madres adolescentes, para que decidan sobre el futuro de su cuerpo y de sus vidas, para seguir en su propio desarrollo.

V) Aumentar presupuesto para seguir en esta lucha. En caso contrario, la ENAPEA es un programa rentable políticamente que pocos siguen.

Lo que tenemos que hacer es actuar a nivel local y municipal… ¡Seguiré!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*