• ESCRÍBENOS: contacto@famecom.org | TELÉFONO: +52 (722) 223 4867

Enredos de la Salud Sexual y reproductiva en la población adolescente Parte II

A la mayor parte de la sociedad le encanta imaginar que los encuentros sexuales solamente deberían ocurrir en un mundo quimérico denominado heterolandia. Lo supe por ese: “A favor del diseño original”, que escribieron algunas personas que acudieron ayer a la manifestación que se dio frente a la Cámara de Diputados del Estado de México, en principio a cargo del Frente Nacional por la Familia y de la pederasta ejemplar Iglesia Católica.

Enredos de la Salud Sexual y reproductiva en la población adolescente Parte I

Que la población adolescente aprenda a vivir su sexualidad de manera plena, responsable, con pautas y comportamientos de autocuidado, pero además, con pleno apego a sus Derechos Humanos, es un reto que apenas está germinando social y culturalmente en México. Estamos al amanecer. Sin exageraciones, a dicha tarea está convocada la sociedad entera.

Toluca, segundo lugar en natalidad adolescente

En el año 2015, México llamó la atención internacional debido a que ocupó el primer lugar por su tasa de natalidad específica en mujeres adolescentes de 15 a 19 años de edad, entre los países que forman la OCDE. Como respuesta, el gobierno federal puso en marcha la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente (ENAPEA). Se fijó como meta bajar de 77 por cada mil mujeres adolescentes a 63.1, hacia finales de 2018 ¿Resultado? Según estimaciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO), dicho indicador se redujo a 70.5, es decir, se quedó a deber.

¿Qué pasó con la ENAPEA?

Ante el crecimiento sostenido de la tasa de embarazo adolescente registrado en México, el Gobierno Federal puso en marcha en 2015 la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente, conocida por sus siglas ENAPEA. Se plantearon dos objetivos neurálgicos para el año 2030:

Embarazo Adolescente en el Estado de México Parte II

Mientras se notifican una serie de actividades desplegadas por el Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (GEPEA) en el Estado de México, las cifras del embarazo en mujeres de 10 a 19 años de edad, sigue su marcha. Como se puede ver en el siguiente gráfico, en nuestra entidad, durante el antepasado año 2017 (porque no hay cifras confiables para el año pasado, 2018) de las más de 50 mil adolescentes que tuvieron al menos un (a) hija(o), la gran mayoría comenzaron a ser madres adolescentes a partir de los 15 años de edad.

Embarazo adolescente no intencional Parte IV

Está claro que grupos de adolescentes y de jóvenes que tienen entre 20 y 24 años de edad, continuarán aumentando las filas de las personas sexualmente activas. Lo que se espera de un Estado democrático, laico; que lucha contra la estigmatización y exclusión, al tiempo que se presume defensor y propulsor de los Derechos Humanos de su población, es que emprenda todas las transformaciones estructurales que impiden, por ejemplo,que el derecho a la salud sexual y reproductiva sea una realidad.

Embarazo adolescente no intencional Parte III

Esta República Mexicana laica, está rodeada de actores y grupos conservadores que socarronamente imponen sus decisiones morales a toda la población, al margen de lo que el Estado ha signado en materia de Derechos Humanos, de los Derechos sexuales y reproductivos y, desatendiendo las observaciones emitidas por el Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés).

Embarazo adolescente no intencional Parte II

El inicio de las relaciones sexuales en esta posmodernidad, se ha anticipado. Las estadísticas indican que, en los y las jóvenes, al entrar al rango de 15 a 17 años aumenta la posibilidad de que hayan incursionado en sus primeras relaciones coitales. El ejercicio de la sexualidad humana forma parte de la invisible y privilegiada intimidad. No en balde, el filósofo Friedrich Hegel escribió: “La Libertad es lo más íntimo que existe, y es a partir de ella que se levanta todo el edificio del mundo espiritual”. No esperen, ni las madres ni los padres, enterarse de tales aventuras emprendidas por su descendencia adolescente o juvenil. De hecho, la mayoría de los progenitores no estarían dispuestos a escuchar nada al respecto, tratándose de sus hijas; aunque sí de sus “don juanes” hijos. Herencias del patriarcado y de su primogénito el machismo.

Embarazo adolescente no intencional Parte I

El Estado Mexicano está llamado a dar muestras de que el país atiende y avanza en prevención, atención y reducción del embarazo adolescente no intencional. Ocupamos el primer lugar, entre el grupo de naciones que forman parte de la OCDE, debido a que el año pasado, la tasa alcanzó 77 nacimientos por cada mil mujeres de 15 a 19 años. En 16 entidades (incluido el Estado de México) bordeaban o superaban la quinta parte del total de los nuevos nacimientos ocurridos en 2016.

Jóvenes, una agenda urgente

Así que pensar que los y las jóvenes son un grupo homogéneo que requiere de: estudios, participación política, social y (auto) cuidados –que desde luego son necesarios—es imaginar a este segmento de población de manera monolítica. Ello está lejos de ser una realidad.